MENU

Especialistas en escarificadores

¿Quieres acertar en la compra de tu próximo escarificador para el césped? Estás en el sitio adecuado. Tenemos la información más completa y los mejores precios.

Mejores escarificadores 2020

Marcas destacadas

Preguntas frecuentes

El escarificador, escarifcadora o máquina de escarificar es un utensilio de jardinería destinado a eliminar la capa de fieltro, también conocida como «thatch», que forma el césped. Este fieltro será más o menos abundante, y difícil de retirar, dependiendo de la variedad sembrada y del mantenimiento que haya tenido la pradera.

Los escarificadores de césped rompen esa capa. Esta acción permite rejuvenecer el césped mejorando su salud y aspecto.

Aquí te muestro cómo debes escarificar y por qué hacerlo, es una tarea vital para mejorar tu jardín.

Todos los escarificadores de césped funcionan con el mismo principio: ejercen fuerza sobre el terreno para que las púas y/o cuchillas liberen el terreno de la capa de hojas muertas, musgo, raíces, tierra y otros restos orgánicos.

Las máquinas que ejercen mayor potencia son las que funcionan a gasolina, seguidas de las eléctricas. Las manuales son efectivas, pero también muy exigentes a nivel físico, no es fácil escarificar un jardín de cierto tamaño a mano.

Utilizar un escarificador de forma eficiente es sencillo, sigue estos pasos:

  1. Elimina hojas y restos superficiales, a mano o con un buen soplador de hojas.
  2. Corta el césped bajo, entre 2 y 3 centímetros.
  3. Pasa el escarificador en una dirección.
  4. Recoge los restos (si tu máquina no tiene recogedor, utiliza un soplador).
  5. Vuelve a pasar el escarificador, esta vez en dirección contraria.
  6. Recoge los restos.

Después de esta tarea puedes recebar, abonar y resembrar tu pradera para que, en pocas semanas, tenga un aspecto inmejorable.

Hay tres tipos de máquinas para escarificar: manuales, eléctricas y a gasolina.

  • El manual es recomendable en pequeños jardines, siempre y cuando estés en forma… Es muy exigente a nivel físico.
  • El eléctrico destaca por su versatilidad. El más vendido para jardines de 100 metros en adelante.
  • El de gasolina se reserva, por normal general, para grandes extensiones de césped (más de 500 metros cuadrados).